Cómo arruinar la imagen de tu empresa gracias a un famoso

Artículo de Iñaki Berazaluce


Tu empresa ya lo ha intentado por activa y por pasiva: publicidad exterior, página web de luxe, buzoneo en áreas urbanas, ruedas de prensa, premios literarios…pero sigue sin vender una escoba. Es cuestión de tiempo que en el brain storming alguien lance la idea: “¿Por qué no contratamos un famoso para que sea nuestra imagen?”.
Buena idea. ¿Sí?, ¿no? Depende. Para empezar los famosos andan de capa caída, según un reciente estudio: los espectadores tienden a recordar mejor los anuncios en los que NO aparece el famoso de turno que aquéllos en los que sí lo hace. Para seguir, los famosos cuestan dinero, a veces mucho dinero. Y para rematar, las celebridades son, por definición, díscolas, de modo que pueden convertirse en incontrolables para las marcas a las que ponen cara, cuando no directamente en un dolor de muelas.
¿Ejemplos? A cascoporro. A continuación un selecto grupo de famosos que estuvieron a punto de arruinar la imagen de la empresa que les contrató, ya fuera por su vida privada disoluta, bien por su incontinencia verbal:
El director de “Cronocrímenes” comprobó en sus carnes que intoxicación etílica y Twitter no son el mejor combinado.
Planteamiento: El País había encargado a Vigalondo –exitoso blogger de Elpais.com desde hace años- la creación de la campaña “El País de mañana”, que dirigió y protagonizó.
Nudo: En un momento de (dudosa) inspiración, Vigalondo publicó en su Twitter el ya famoso “El Holocausto fue un montaje”, desliz que aprovecharon algunos de sus enemigos, infiltrados entre sus 50.000 seguidores, para montar una (demagógica) campaña de desprestigio del director.
Desenlace: Pusilánime y ultrasensible a la opinión pública, El País se bajó los pantalones hasta la imprenta y despidió a Vigalondo.
El actor secundario Gottfried ha sido la última víctima de Twitter: “Japón es realmente avanzado. Ellos no van a la playa: la playa va a ellos”.
Planteamiento: Desde hace diez años el actor se encargaba de ponerle voz al “pato Aflac”, la mascota que se encarga de “dar la barrila a los posibles clientes” de la aseguradora de EEUU.
Nudo: En un arranque de verborrea, el actor soltó en Twitter el chiste que aparece arriba y otros dos de similar jaez haciendo chanza de la tragedia de Japón.
Desenlace: Gottfried fue despedido fulminantemente por su empleador. El hecho de que Aflac tenga el 75% de su negocio en Japón no ayudó precisamente a que las aguas volvieran a su cauce (¡uy!). El actor olvidó la fórmula matemática del humor postulada por Woody Allen: “Comedia = tragedia + tiempo”. Es decir, el chiste sobre Japón igual tendrá gracia dentro de diez años, no en el momento álgido del desastre.
El siempre lenguaraz místico español creyó –erróneamente- que nadie iba a leer su libro de confesiones con Boadella.
Planteamiento: En un arrebato de creatividad, Viajes Barceló abrió una nueva línea de “viajes de autor”. El primer “guía VIP” sería el famoso escritor Fernando Sánchez-Dragó, que haría de Cicerone a 18 privilegiados que viajaran a Japón, a razón de 5.000 euros por cabeza.
Nudo: Un colaborador del Grupo Noticias localizó en un reciente libro de Dragó y Boadella un pasaje comprometedor, que no hace falta que reproduzca aquí (todos los detalles del “affaire Dragó” los cuenta Delia Rodríguez en Trending Topics).
Desenlace: Viajes Barceló canceló el safari de lolitas de Dragó en Japón y suspendió sine die la campaña de “viajes de autor”, de la que no queda rastro en su página web.
Los Frosted de verdad y la cáustica versión de Hidensneek.
Deportista, joven, exitoso, sano: Michael Phelps es la imagen ideal para vender cereales a los niños…Pues va a ser que no.
Planteamiento: ¿Qué se puede decir de Michael Phelps que no se sepa? Es el mejor nadador de todos los tiempos: un titán de la piscina. Eso lo saben marcas como Kellog, que asociaron su marca a la imagen de Phelps desde sus primeros éxitos, en los JJOO de Atenas 2004.
Nudo: Sucede que, además de ser un sireno, el de Baltimore también es humano y después de miles de kilómetros y cientos de medallas también le gusta darse una alegría de cuando en cuando. Por ejemplo, fumarse una cachimba de marihuana en una fiesta…
Desenlace: …Siempre que no esté en las inmediaciones un “amigo” cabrón, que te tome una foto y se la venda al mejor postor (el tabloide británico News of the World en este caso), provocando la estampida de Omega, Speedo y Kellog, en cuyas cajas de cereales aparecía la atlética estampa del nadador.
Algo que Phelps debería aprender de Moss: si te pones de algo, que sea de alita de mosca.
Planteamiento: La supermodelo tocó fondo en 2005 cuando el diario Daily Mirror publicó fotos suyas en las que aparecía esnifando drogaína. En aquellos tiempos Moss mantenía una relación con otro célebre politoxicómano: Pete Doherty.
Nudo: H&M, Burberry y Chanel, entre otras firmas de moda, cancelaron sus contratos de imagen con la modelo. A finales de 2005 todo el mundo daba por muerta (profesionalmente) a Kate Moss.
Desenlace: Para pasmo de propios y extraños (y lección para el chavalerío), Moss resurgió de sus cenizas rápidamente y con mejora salarial. Al año siguiente, logró duplicar sus emolumentos, en parte gracias a la “visión estratégica” de su agente, Sarah Doukas, que dio una nueva dimensión a la frase “que hablen de ti, aunque sea bien”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s